Nacionales

Ciudadanía interponen denuncias a la Defensoría de los Habitantes por el tema de contaminación sónica

A octubre del 2023, Defensoría intervino en 111 casos en todo el territorio nacional

El articulo continua después del anuncio
El artículo continúa debajo del anuncio

Todas las personas tenemos el derecho de vivir en un lugar libre de ruidos, pero en algunos casos  esto no es una realidad debido a que tienen soportar esos molestos ruidos que ocasionan daños en el ámbito ambiental y de salud de los pobladores.

Según la Ley General de Costa Rica en el artículo 294 en donde se menciona que la “emisión de sonidos que sobrepasen las normas aceptadas internacionalmente y declaradas oficiales por el Ministerio” es considerada como contaminación atmosférica. El artículo 294 también establece que se acepta un máximo de 85 decibeles para ocho horas de trabajo.

El artículo continúa debajo del anuncio

En el año 2023, datos de la Defensoría de los Habitantes señalan que a octubre se recibieron 111 casos, de los cuales el mayor porcentaje en San José, Alajuela, Puntarenas y Guanacaste.

 

El artículo continúa debajo del anuncio

El ruido es una perturbación del ambiente que constituye una de las principales amenazas a la calidad de la vida de las personas, dado que puede disminuir la eficiencia del trabajo e incrementar la tensión en las personas afectadas.

 

El artículo continúa debajo del anuncio

Uno de los puntos en los que la Defensoría de los Habitantes ha insistido a lo largo de estos años es la necesidad de que se modifique la normativa reglamentaria vigente para respetar lo señalado por la Organización Mundial de la Salud. En ese sentido, la Defensoría ha emitido múltiples recomendaciones pidiendo la modificación del reglamento.

 

Actualmente, el Ministerio de Salud se encuentra en proceso de revisión de las observaciones a un proyecto de modificación de la normativa el cual respeta los parámetros de ruido recomendados por la OMS y, por lo tanto, se está proponiendo el parámetro permitido en horario nocturno de 40 dB, lo cual esta institución ha solicitado desde que se cambió el límite en el año 2000, lo que es considerado como un logro.

En ese sentido, la Defensoría remitió a las autoridades del Ministerio de Salud un informe técnico que plantea observaciones específicas a la normativa, con miras a que el país cumpla con lo dispuesto en la Constitución Política y la Ley General de Salud y para tener un mayor control de la contaminación por ruido en el país.

El artículo continúa debajo del anuncio

 

 

El artículo continúa debajo del anuncio
Botón volver arriba