Regionales

INCOP anuncia estrategias para mitigar caos en Puerto Caldera

El articulo continua después del anuncio
El artículo continúa debajo del anuncio

En una reciente entrevista con El Observador, Wagner Quesada, presidente ejecutivo del Instituto Costarricense de Puertos del Pacífico (Incop), reconoció que actualmente la única opción viable es “administrar la crisis” en el Puerto de Caldera.

Aunque el presidente de la República, Rodrigo Chaves, ha declarado tener una “ruta clarísima” para la licitación internacional del puerto, sus efectos no se reflejarán hasta inicios de 2029. Mientras tanto, el plan para el periodo 2024-2029 permanece incierto, con obras que podrían generar una mejora marginal del 5% en el corto plazo.

El artículo continúa debajo del anuncio

1. Licitación Internacional

El principal plan mencionado por el presidente Chaves tiene un costo aproximado de $600 millones, con la licitación internacional prevista para lanzarse a finales de septiembre.

Se espera recibir ofertas en marzo de 2025 y adjudicar el contrato entre agosto y septiembre del mismo año. La actual concesión vence en agosto de 2026, por lo que todo el proceso debe concluir para que la nueva concesionaria comience a operar en esa fecha.

El artículo continúa debajo del anuncio

Sin embargo, las obras de modernización iniciadas por la nueva concesionaria no se verán hasta 2029.

2. Obras de Optimización

Incop, en colaboración con la International Finance Corporation (IFC), está estudiando la viabilidad financiera, técnica y legal de unas “obras de optimización” valoradas en $30 millones.

El artículo continúa debajo del anuncio

Estas mejoras, que incluyen modificaciones en las líneas de atraque y parqueos aledaños, buscan aumentar la capacidad del puerto a corto plazo.

Aunque aún en estudio, se espera que estas obras se ejecuten antes de que la nueva concesionaria asuma la gestión, proporcionando un alivio temporal al puerto.

3. Patios de La Purruja

Un proyecto en curso, financiado con $1 millón del Banco Centroamericano de Integración Económica (BCIE), busca acondicionar los patios conocidos como La Purruja, actualmente bajo el control del Ministerio de Obras Públicas y Transportes (MOPT).

Este proyecto incluye la construcción de obras para aumentar la capacidad logística del puerto y añadir un carril más en el ingreso a la terminal.

El artículo continúa debajo del anuncio

Aún en la fase de contratación de la empresa desarrolladora, este proyecto también tiene como objetivo evitar que las operaciones del nuevo ferri internacional agraven la congestión.

Acciones sobre la Marcha

Además de estos proyectos, se están tomando medidas inmediatas para reducir el impacto del colapso portuario.

Se han retirado 2.000 contenedores vacíos del puerto mediante servicios extra loader, y se espera retirar otros 3.000 para fin de año, reduciendo el número de contenedores vacíos de 8.000 a 6.000.

También se han implementado mejoras operativas que han reducido el tiempo de despacho de contenedores de 15 a 6 días, con una meta de llegar a 4 o 5 días.

El artículo continúa debajo del anuncio

Además, un reciente acuerdo de conciliación con la concesionaria de la terminal proporcionó $5,5 millones para mejoras.

Reacciones de las cámaras empresariales

La Cámara de Comercio Exterior de Costa Rica (Crecex) y la Cámara Nacional de Agricultura y Agroindustria (CNAA) subrayan la urgencia de realizar obras preliminares para evitar el colapso total de Caldera.

Crecex reporta que el puerto opera al 110% de su capacidad y exige intervenciones inmediatas. Por su parte, CNAA estima que sus asociados han incurrido en gastos adicionales que rondan un millón de dólares debido al colapso portuario.

El artículo continúa debajo del anuncio

La Cámara de Exportadores de Costa Rica (Cadexco) también advierte sobre las graves consecuencias de no tomar acciones prontas, incluyendo pérdidas de competitividad y aumento de precios para los consumidores finales.

La situación actual está generando altos costos adicionales para los exportadores e importadores debido a los prolongados tiempos de espera en el puerto.

El futuro de Puerto Caldera depende de la pronta ejecución de estas estrategias de mejora y de una gestión efectiva durante el periodo de transición, para evitar mayores colapsos y asegurar la continuidad del comercio exterior de Costa Rica.

El artículo continúa debajo del anuncio

El artículo continúa debajo del anuncio
Botón volver arriba