Postres

Refrescante y Delicioso: Flan de Sandía

El articulo continua después del anuncio

El flan de sandía es una variante refrescante y deliciosa del tradicional postre conocido por su textura suave y sabor exquisito. ¿Quién dijo que el flan solo podía ser de caramelo o vainilla? ¡La sandía llega al rescate para darle un toque veraniego a este clásico!

La preparación de este flan de sandía incluye la elaboración de un caramelo dorado que se vierte en el fondo del molde para flan. ¡Pero no te preocupes, no necesitarás una licenciatura en química para lograrlo! Solo necesitas una taza de azúcar y un poco de paciencia (y tal vez un aventurero del sabor para probar el caramelo antes de verterlo en el molde).

El artículo continúa debajo del anuncio

La base de esta receta es la pulpa de sandía, la cual se procesa hasta obtener un puré suave. Puedes usar sandía sin semillas para evitar sorpresas desagradables al comer el flan. A menos que quieras añadir un poco de emoción a tu postre, ¡entonces adelante y deja las semillas!

Una vez que tengas el puré de sandía, es hora de combinarlo con los otros ingredientes. En un tazón grande, mezcla la pulpa de sandía con leche condensada, leche evaporada, huevos y un toque de esencia de vainilla. Asegúrate de mezclar bien hasta obtener una mezcla homogénea. No queremos encontrarnos con sorpresas de sandía en el centro del flan, ¿verdad?

Luego, vierte la mezcla sobre el caramelo en el molde para flan. Aquí viene la parte divertida: el baño maría. Coloca el molde para flan dentro de una fuente para horno más grande y llena la fuente con agua caliente hasta alcanzar aproximadamente la mitad de la altura del molde. Esto asegurará una cocción uniforme y evitará que el flan se queme o se cocine de manera desigual.

Ahora viene la parte difícil: esperar. Hornea el flan en el horno precalentado durante unos 50-60 minutos, o hasta que al insertar un palillo en el centro, este salga limpio. Mientras el flan se cocina lentamente, puedes aprovechar para hacer un poco de ejercicio y quemar algunas calorías para compensar las que te estarás zampando más tarde.

Una vez que el flan esté listo, retíralo del horno y déjalo enfriar a temperatura ambiente. Luego, refrigéralo durante al menos 4 horas o toda la noche. Sí, sabemos que esperar es difícil, pero créenos, vale la pena. El flan necesita tiempo para asentarse y alcanzar su máxima deliciosidad.

Ahora viene la parte emocionante: desmoldar el flan. Pasa un cuchillo alrededor del borde del molde para aflojarlo y coloca un plato boca abajo sobre el molde. Con mucho cuidado, voltea el molde para que el flan caiga sobre el plato. ¡Y voilà! Ahora tienes un hermoso flan de sandía listo para ser devorado.

Puedes dejar volar tu imaginación y decorar el flan con trozos de sandía fresca o servirlo con un poco de crema batida. ¡El cielo es el límite cuando se trata de personalizar tu flan de sandía!

Así que la próxima vez que estés buscando una forma refrescante y deliciosa de disfrutar de la sandía, no busques más. El flan de sandía es la opción perfecta para sorprender a tus invitados o simplemente darte un capricho dulce en esos calurosos días de verano. ¡Buen provecho!

El artículo continúa debajo del anuncio

El artículo continúa debajo del anuncio
Botón volver arriba
#Metricool##End Metricool Stadist#