Nacionales

Resultados de la investigación del uso de tecnologías en adultos mayores fue presentado en Alemania

Este primer estudio en Costa Rica reveló que 86% de personas mayores de 60 años utilizan internet y dispositivos electrónicos.

El articulo continua después del anuncio
El artículo continúa debajo del anuncio

 La Asociación Gerontológica Costarricense, (AGECO) desarrolló el primer estudio en Costa Rica para analizar el uso, acceso y motivación de las personas mayores hacia las tecnologías de la información y comunicación (TIC). Este análisis fue realizado desde el proceso de Incidencia y Vigilancia de Derechos Humanos de AGECO y tuvo eco internacional al ser expuesto en la segunda edición de la Conferencia Científica de Envejecimiento en Múnich Alemania, bajo la organización de United Explorer. La trabajadora social, Rita González quien además forma parte del Programa de Investigación y Documentación de AGECO fue la responsable de presentar los resultados de este estudio en Múnich, Alemania en el mes de abril 2024.

Principales hallazgos

El estudio analizó el uso de las tecnologías y las motivaciones para su empleo; las características del relacionamiento con la tecnología según género y la relación del envejecimiento activo y de los derechos humanos con el uso de las tecnologías. La investigación refleja las necesidades de inclusión de las personas adultas mayores, el tiempo de uso de las herramientas y dispositivos tecnológicos y características de uso por género, entre otros.

El artículo continúa debajo del anuncio

Las personas adultas mayores utilizan computadores, tabletas, televisores y celulares. A su vez, atienden procesos de compras, interacción social, recreación, salud, educación y formación, trámites bancarios, generación de ingresos en microemprendimientos y búsqueda de empleo a través de la tecnología.

Las aplicaciones más utilizadas por las personas mayores para recreación son Facebook, Instagram y WhatsApp, también YouTube y Netflix. Asimismo, se identifican usos relacionados con plataformas como bolsas de empleo, aprendizaje en línea, administración del dinero, entre otras. El nivel socioeconómico, la escolaridad y la edad influyen en el uso de la tecnología. Los mayores usuarios de las TIC’s son personas entre los 60 y 69 años y a mayor edad menos personas usuarias emplean estas herramientas. Asimismo, se observa que el uso de TIC’s es mayor en personas con un mejor nivel socioeconómico y educativo. En el caso de la población no usuaria muestra una proporción significativamente mayor de personas adultas mayores sin estudio o con algún grado de primaria.

El artículo continúa debajo del anuncio

“Este estudio es único en su género en el país y desde el 2022 ha servido para que las personas adultas mayores, sus familias y las redes de apoyo conformadas por organizaciones y el Estado, tomen conciencia de la importancia de cerrar la brecha digital. Permite identificar distintas acciones para transformar la participación de las personas mayores. La ciencia puede brindar además de conocimiento, ideas, apoyos y acciones para establecer alternativas para una mejor vivencia del envejecimiento en entornos vitales” destacó Fabián Trejos Cascante, Gerente General de AGECO.

El acceso a las TICs facilita la vivencia del envejecimiento activo, al permitir hacer efectivos derechos como el de la participación, información, autonomía y educación; y favorece las relaciones sociales entre pares e intergeneracionales; además del desarrollo de las personas según sus necesidades y deseos. Para el acceso hacia las tecnologías de la información y la comunicación median las condiciones económicas, el acceso a educación (nivel educativo), el género, entre otras.

El artículo continúa debajo del anuncio

En lo que respecta a la ubicación dentro del país, 4 de cada 10 personas usuarias de TIC’s son de San José, mientras que las personas no usuarias de TIC’s presentan una proporción significativamente mayor de residentes de Guanacaste y Puntarenas.

 Una visión desde el enfoque de género

Las mujeres jefas de hogar presentan proporciones significativamente mayores en ocupaciones menos calificadas, trabajos informales o en desempleo, tanto en su ocupación actual como en la que tenían antes de pensionarse, con respecto a los hombres. Aunado a esto, 8 de cada 10 usuarias de TIC’s femeninas se clasifican con el nivel socio económico más bajo y con mayorías en escolaridades de primaria y secundaria, lo cual podría estar reflejando una brecha ocupacional, económica y educativa entre las jefaturas masculinas y femeninas dentro de esta población. Las mujeres, por su parte, son más asiduas a comprender las TIC’s con asistencia de otras personas como familiares y si deben hacerlo por su cuenta, prefieren acudir a instituciones como AGECO o lugares destinados a la enseñanza.

Por su parte, los hombres no piden ayuda y prefieren inspeccionar los aparatos o medios por si mismos o consultar tutoriales de Internet o libros. Presentan un uso significativamente más alto de servicios virtuales de medicina y aplicaciones bancarias para la administración del dinero. Usan las TIC’s principalmente por razones laborales.

“Los resultados de esta investigación evidencian que tenemos muchos mitos que derribar y estrategias por construir, que las personas adultas mayores sí son usuarias de las nuevas tecnologías y que estas herramientas se están convirtiendo en parte integral de su diario vivir. Como sociedad debemos facilitar el acceso a estas herramientas para esta población”, señaló Rita González, gestora del Programa de Investigación y Documentación de AGECO.

El artículo continúa debajo del anuncio

El artículo continúa debajo del anuncio
Botón volver arriba