Deportes

Puntarenas FC pierde más de ₡20 millones por partido

El articulo continua después del anuncio
El artículo continúa debajo del anuncio

Con el regreso de Puntarenas FC a la primera división en el Lito Pérez se vive un ambientazo en cada partido que los porteños juegan como locales, pero este calor humano podría ser mejor si tan solo tuvieran las cuatro graderías del estadio habilitadas.

La Olla Mágica tiene una capacidad para 9800 espectadores, sin embargo, el sector sur, cuyo aforo es para 5000 personas, está clausurado por una orden del Ministerio de Salud.

El artículo continúa debajo del anuncio

Esta gradería está compuesta por bloques, los cuales presentan severos daños estructurales y ante un eventual sismo podrían colapsar e incluso afectar de gravedad casas ubicadas en la parte trasera del inmueble y a peatones que caminen por la zona.

“Se da la posibilidad de que ceda porque no está amarrada como una sola, sino que son bloques de graderías y en un sismo se podría caer algún bloque. Hay que hacer un trabajo por detrás para poder amarrarla (la gradería) con vigas de hierro”, explicó el presidente del cuadro chuchequero, Héctor Trejos, a DIARIO EXTRA.

El tener clausurada una gradería que representa el 51% del aforo total del inmueble significa un duro golpe para las arcas del club, el cual estaría dejando de percibir hasta ¢25 millones de taquilla por encuentro, lo que al final del Apertura 2022 representaría ¢200 millones que no ingresan.

“Esa gradería alcanza para unas 5000 personas, entonces si usted pone a ¢5000 la entrada, serían ¢25 millones por partido. Pero esa no es mi preocupación, mi preocupación es lo que deja de percibir Puntarenas, lo que nos interesa es la reactivación económica del cantón y eso se logra cuando puedo decir que tengo más de 1000 entradas disponibles para quienes vienen de San José a ver un partido”, señaló Trejos.

CUESTA UNA MILLONADA EL ESTADIO PUNTARENAS F.C

Para el conjunto de la Perla del Pacífico abrir al público el sector sur de su estadio no es tarea sencilla. El primer punto es porque tendrían que desembolsar una alta suma de dinero para repararla.

El segundo, que no depende solo de ellos, es que, antes de ponerse manos a la obra, el Puerto tendría que asumir la administración del reducto de barrio El Carmen y para esto necesitan que la Municipalidad saque un cartel de licitación del inmueble, concursar en este y ganarlo.

“Estamos trabajando con la Municipalidad para ver de qué manera el estadio pasa a manos del PFC. Eso nos puede costar entre ¢80 millones y ¢100 millones. Demolerla es más caro que hacerla nueva, habría que hacer planos para poderla demoler y hay muchas cosas que son de peligro”, comentó Trejos al Diario Extra.

El jerarca porteño no dio mayores detalles de cuándo podrían habilitar la gradería, sin embargo, explicó que ya tienen el anteproyecto y el estudio estructural.

El artículo continúa debajo del anuncio
  • Fuente: DIARIO EXTRA

El artículo continúa debajo del anuncio
Botón volver arriba