Salud

CCSS pide a los padres de familia en extremar medidas de higiene para que los niños se enfermen

Limpieza, ventilación, dotación de jabón y toallas desechables en sodas y servicios sanitarios, son clave para reducir la propagación de agentes infecciosos.

El articulo continua después del anuncio
El artículo continúa debajo del anuncio

Especialistas de la Caja Costarricense de Seguro Social (CCSS) solicitaron a los padres de familia, cuidadores y personal docente extremar las medidas higiénicas en todos los centros educativos públicos, privados y guarderías del país, ante el inminente incremento de enfermedades infecciosas que se presenta con el inicio del curso lectivo.

De acuerdo con la doctora Marcela Hernández, pediatra infectóloga del hospital Nacional de Niños, la tendencia registrada en años anteriores obliga a formular esta petición con el propósito de adoptar disposiciones higiénicas dentro de los hogares y centros educativos que permitan reducir el impacto de todas las enfermedades que se incrementan con regularidad con la llegada de este periodo.

El artículo continúa debajo del anuncio

Según la especialista, el asma, las infecciones respiratorias agudas, la tos, la otitis, las diarreas y las gastroenteritis de presunto origen infeccioso, entre otros, presentan un repunte luego de que ingresan las clases.

Ante este fenómeno la especialista planteó la necesidad de que, tanto en los centros educativos como en las guarderías y los hogares, deben incrementarse la limpieza, la práctica del lavado de manos y el protocolo de toser y estornudar, toda vez que constituye una excelente medida de salud pública para cortar la transmisión de las enfermedades infecciosas.

Explicó que otra de las medidas eficientes para evitar la propagación del contagio, consiste en fortalecer la higiene de las sodas y servicios sanitarios que se localizan en los centros educativos y dotarlos de jabón y toallas desechables para reducir la posibilidad de transmisión de las infecciones.

Adicionalmente señaló la importancia de mantener las aulas con adecuadas ventilación e iluminación, pues contribuye a una mayor circulación del aire, particularmente en aquellos sitios con mayor permanencia de niños.

La doctora Hernández explicó que cuando un niño se encuentra con diarrea o con alguna infección respiratoria, no es conveniente que asista a clases, toda vez que su presencia podría desencadenar un proceso de transmisión difícil de controlar en el centro educativo.

Solicitó, además, evitar compartir alimentos con el mismo envase o pajilla   a fin de evitar la transmisión de virus y bacterias.   

La especialista concluyó que otra de las medidas básicas, consiste en la necesidad de vigilar que toda la población escolar tenga el esquema de vacunación al día.

El artículo continúa debajo del anuncio

El artículo continúa debajo del anuncio
Botón volver arriba