Regionales

Organizaciones comunales de Cóbano se oponen a la minería en el río Ario

El articulo continua después del anuncio
El artículo continúa debajo del anuncio

Las organizaciones comunales del distrito de Cóbano, en Puntarenas, han expresado su rotunda oposición a la minería de extracción de material en el cauce público del río Ario. Argumentan que esta actividad representa una amenaza directa para el agua y el ecosistema de la región.

Hasta el momento, se han otorgado ocho concesiones en el río Ario, lo cual ha generado una creciente preocupación en las comunidades debido al impacto ambiental que esto conlleva.

El artículo continúa debajo del anuncio

Ante esta situación, las organizaciones han presentado una petición a las autoridades pertinentes, solicitando la adopción de medidas inmediatas para detener y regular la extracción de materiales en esta área y en todas las cuencas de los ríos del distrito de Cóbano.

La petición cuenta con el respaldo de la Alianza Comunitaria para el Ordenamiento Territorial (ACOT) y ha sido firmada por más de 1.300 personas. Además, la carta está abierta para que más personas puedan sumarse a través de la plataforma Change.org.

En el comunicado emitido por el grupo Kioscos Ambientales, se destaca la importancia del río Ario como un ecosistema valioso que alberga una biodiversidad única.

Asimismo, se resalta su vital importancia como fuente de agua para el consumo humano, especialmente debido a su proximidad a los campos de pozos de AYA.

Las asociaciones también hacen hincapié en que la parte oeste del río Ario colinda con la Reserva de Vida Silvestre Caletas Ario y forma parte de su cinturón ecológico, el cual es esencial para la conservación de la región.

La organización Nicoya Peninsula Waterkeeper, en su comunicado, explica que la zona de Altos de Ario se caracteriza por contar con terrenos que forman parte de un importante corredor biológico. Además, señalan la existencia de una gran diversidad ecológica en esta área, que incluye bosques de galería, tierras agrícolas, pastizales para ganado y pequeños pueblos rurales.

Tanto esta organización como el II Canje de Deuda por Naturaleza entre Estados Unidos y Costa Rica, resaltan que el río Ario está protegido por el Refugio Mixto de Vida Silvestre Caletas-Ario.

Las organizaciones han destacado la falta de regulación para la protección efectiva del río y han cuestionado que la evaluación de impactos y el monitoreo de esta actividad carezcan de criterios científicos.

El artículo continúa debajo del anuncio

Esta situación pone en riesgo la integridad del ecosistema del río Ario y amenaza la calidad del agua que abastece a las comunidades.

Ante esta preocupante situación, es fundamental que las autoridades competentes tomen en cuenta las demandas de las organizaciones comunales y adopten medidas urgentes para salvaguardar el río Ario y su entorno.

La protección de este recurso natural es crucial para garantizar la sostenibilidad ambiental y el bienestar de las presentes y futuras generaciones.

Esperamos que las autoridades actúen de manera responsable y en línea con los principios de conservación y desarrollo sostenible, tomando en consideración los valiosos aportes de las organizaciones comunales y de los ciudadanos comprometidos con la protección del medio ambiente.

El artículo continúa debajo del anuncio
Botón volver arriba