Puntarenas

(VIDEOS) Sector Pesquero rompe negociaciones con el gobierno y se lanzarán a las calles

La población pesquera y molusquera del país se ha enfrentado históricamente a graves problemas económicos y sociales, así como a una difícil situación de vulnerabilidad a pesar de ser un sector que brinda enormes beneficios a los costarricenses. Los hombres y mujeres del mar aportamos seguridad alimentaria y productos nutritivos a los costarricenses todos los días del año y durante la situación de pandemia nuestro difícil trabajo sigue aportando cada día a las mesas de los costarricenses.

Muchas mujeres son parte de la cadena de valor de la pesca artesanal y molusquera, sin embargo no se reconoce su aporte en la actividades de pre y post pesca, por lo cual es necesario visibilizar sus necesidades e intereses estratégicos de género para el cumplimiento de derechos en salud, trabajo decente, jubilación, acceso a centros de cuido para hijos e hijas, si así lo requieran.


El aporte del sector pesquero y molusquero nacional al desarrollo comunal y al cuidado del ambiente, así como nuestra contribución a la seguridad alimentaria, no están siendo considerados ni atendidos por parte del gobierno de forma seria y como se requiere.

Las personas jóvenes pescadoras que apuestan a la pesca como parte de sus proyectos de vida, requieren condiciones para seguir contribuyendo a fortalecer la cultura y la identidad pesquera en los territorios costeros. La seguridad de la tenencia de la tierra es otro aspecto estratégico en este mosaico de intereses y necesidades para el cumplimiento de los derechos de las gentes del mar.

A pesar de todos estos aportes, la mayoría de personas pescadoras y molusqueras, incluyendo a la pequeña porción que sí cuenta con licencia de pesca, suelen encontrarse por debajo de la línea de pobreza.

A más de dos años del inicio de la presente Administración de gobierno, ninguno de los problemas que afectan a este sector de la población ha sido resuelto, ni se ha avanzado hacia alguna solución concreta. El MAG como ente rector de la pesca no parece tener un rumbo definido y el INCOPESCA se encuentra a la orden de las ocurrencias del día. Ejemplo claro de ello, fue la implementación de las licencias de pesca por subasta por medio de la modalidad de subasta, algo que no es permitido por la legislación vigente y que tuvo consecuencias económicas perjudiciales para la institución.

Ante esta situación, el sector pesquero ha solicitado a la administración ser escuchados de manera formal por las autoridades y el gobierno no lo ha hecho. Como costarricenses, recordamos con tristeza la manifestación en casa presidencial por parte del sector pesquero.

LEA TAMBIÉN:  “Cantones Limpios Como el Vidrio”: San Vito de Coto Brus, Quepos y Monte Verde son los primeros en sumarse a esta iniciativa

Nuestro sector se ha sentado a la mesa de discusión cada vez que ha sido posible, con un enorme esfuerzo de nuestros representantes sobre todo aquellos de pequeña escala artesanal para acudir a los sitios de reunión. Estos esfuerzos por la falta de seguimiento y formalidad de las autoridades del presente gobierno no han tenido ningún resultado.

Ante este contexto, las personas pertenecientes a los sectores de la pesca artesanal, la pesca de palangre, la pesca de camarón y las molusqueras, nos hemos unido con la Iglesia Católica para conformar el Grupo Manifiesto de las Gentes del Mar, Puntarenas y presentar al gobierno una nueva hoja de ruta . El grupo fue fundado este año, bajo el objetivo de analizar con la seriedad pertinente los problemas que afectan a las personas pescadoras y molusqueras. Luego de 3 meses de reflexión y generación de propuestas, el grupo le solicitó un espacio al Presidente de la República para iniciar un proceso de diálogo y construcción de soluciones para el sector. Hoy de nuevo, el gobierno corta el espacio de diálogo y deja las necesidades del sector sin atender.

Nuestro Presidente no tuvo la humildad para recibir a la gente del mar y la solicitud fue ignorada. A pesar de ello, el grupo decidió realizar una proclamación pública, en donde se señalan los aspectos más urgentes de tratar y nuevamente se hizo un llamado al diálogo con el Poder Ejecutivo, con miras a avanzar en el mejoramiento de las condiciones de vida de este sector de la población.

A pesar de lo valioso que puede resultar el aporte de la ciudadanía en la discusión y propuesta de soluciones, la iniciativa no ha sido tomada en serio por el gobierno. El problema no radica solamente en que no haya voluntad política para considerar las propuestas de este grupo, sino que no existe ninguna otra propuesta alternativa. El gobierno no se ha dado la tarea de realizar un análisis profundo e integral de las problemáticas pesqueras y el Presidente ha delegado estos asuntos a funcionarios que no tienen la capacidad para ello.

A partir de la proclamación del Grupo Manifiesto de las Gentes del Mar, Puntarenas, el grupo se reunión con representantes del Poder Ejecutivo al cual no asistió el Presidente, en su lugar envió al Ministro de Presidencia el señor Prieto junto a los mismos funcionarios que por más de dos años han venido tratando el tema pesquero, sin ningún resultado positivo.

LEA TAMBIÉN:  Onda Tropical #7 ingresa al país con fuertes aguaceros

Ayer jueves 24 de septiembre a las 7:00PM han enviado un correo indicando que no iban asistir al espacio de diálogo pactado en la ciudad de Puntarenas para hoy 25 septiembre y de manera unilateral remiten una lista de temas para tratar en una reunión de manera virtual. Un atropello a las reglas básicas de respeto y participación de un proceso de diálogo que son de rechazo de para este grupo.

A estas alturas y con estas señales, resulta evidente que el Presidente Carlos Alvarado no tiene ningún interés en escuchar a los pescadores (as), molusqueros (as), ni comprender sus problemas y tampoco tiene interés en trabajar en la construcción de soluciones serias.

Es innegable que la vía de la institucionalidad y del diálogo democrático requiere la credibilidad en el sistema político y en sus instituciones.

Lamentablemente, esta legitimidad se encuentra seriamente socavada en el caso del sector pesquero, siendo que el desinterés del gobierno y la falta de seriedad agravan esta crisis de credibilidad día con día.

Se debe tomar en cuenta que quienes padecen los problemas de pesca se encuentran en las provincias con mayor desempleo y pobreza del país, en donde la presencia de actividades ilegales como el narcotráfico amenaza con extender su influencia allí donde el Estado no es capaz o no tiene la voluntad para socorrer a la ciudadanía. Estas condiciones convierten a la crisis de la pesca en una crisis nacional, pues los efectos negativos pueden llegar a desbordar a las miles de familias que ya se ven afectadas directamente por estas problemáticas y generar otra serie de problemas considerables.

El desinterés del Presidente en generar buenas relaciones con estos grupos de población, en entender sus necesidades y en abrir espacios efectivos de diálogo y participación incrementa de manera justificada el descontento popular.

A esto se suma el contexto de la pandemia, que agrava los problemas sociales y agudiza las situaciones de pobreza y exclusión, y por lo visto no reconoce el importante papel de este sector en llevar a la mesa de los costarricenses un producto fresco y de enorme valor nutritivo durante esta situación.
Señor Presidente: quedamos a la espera de la solución a los problemas priorizados por parte del sector.

Puntarenas Se Oye

Somos un empresa de comunicación de la ciudad de Puntarenas, Costa Rica, síguenos para mantenerte informado.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Botón volver arriba

¡Error!

Por favor desactiva el bloqueo de anuncios :( Gracias a estos anuncios ganamos dinero para comer. Gracias.