El articulo continua después del anuncio
Porteños Con ValorPuntarenas

Antonio Obando Chan, el héroe de la Angostura

El articulo continua después del anuncio

Dicen que puedes después de la muerte seguimos vivos en la memoria de nuestros seres amados, pero en este caso de la comunidad de Puntarenas porque muchas personas recuerdan hoy 13 de setiembre el fatídico en donde muchas personas perdieron su vida, pero especialmente el joven Antonio Obando Chan.

 

El artículo continúa debajo del anuncio

Antonio José Obando Chan, así se llamaba este personaje puntarenense nació en el bello puerto de Puntarenas, un 16 de agosto de 1960 a las 4 a.m. un buen regalo para su madre.

Antonio fue el hijo número cuatro del hogar conformado por Antonio Obando Aguirre y Yanny Chan Li.

Este personaje creció en el famoso barrio El Carmen, en la barriada de Mora y Cañas y “Los Caites”.

El artículo continúa debajo del anuncio

Toñito tuvo cuatro hermanos: tres mujeres y un varón se llaman Vianney, Maureen, Nery y Wilberth, su hermana Nery es actualmente la directora del CAFORE del cual lleva el nombre de este héroe de Puntarenas y nacional.

Las personas que lo conocían lo catalogaban como un niño inteligente, de ojos vivaces, ágil, servicial, amantes de los deportes y de la vida al aire libre, humilde, pero también con un carácter fuerte, que demostraba cuando algo no le gustaba. Delgado y atraído por las muchachas.

En 1967, a los seis años y medio ingresó a la Escuela Antonio Gámez a primer grado. Su maestra fue la niña Chepita (María Josefa Briceño de Carballo).

Realizó su Primera Comunión en la Iglesia Parroquial de Puntarenas un 1° de diciembre de 1968, cuando contaba solamente con 8 años de edad.

El artículo continúa debajo del anuncio

Desde ese primer año de escuela fue un estudiante destacado en el ámbito estudiantil y realizando una vida deportiva activa.

Otros de sus maestros en primaria fueron: Doña Miriam de Lobo, don Rolando Pacheco y doña Lucía León de Chin. Con esta última concluyó sus estudios en segundo ciclo de la enseñanza general básica en 1972 y en tercer grado se integró a la banda de la Escuela Antonio Gámez.

Además, Toñito como cariñosamente se le decía, perteneció al grupo N°22 de los Boys Scouts instalados en Puntarenas para esa época.

Fue un elemento entusiasta de esta organización y se vislumbraba en él su deseo de servir al prójimo y sus dotes de líder.

Como deportista se destacó en el área de la natación, el karate, voleibol, baloncesto, fútbol, tenis de mesa y otras disciplinas deportivas.

El artículo continúa debajo del anuncio

En la futbolística se destacó como portero. Inició como integrante del Costa Rica junior en la categoría mosquitos, continuando con el mismo equipo en la categoría de primera división local; con el equipo de selección del Benemérito Liceo José Martí Diurno y en escala de competencia intercolegial. Además, en 1975, tuvo una brillante actuación con el equipo Salas Bancosta, en la segunda división.

Para el de 1973, Antonio José cursaba su tercer año de colegio en el Benemérito Liceo José Martí. Cursó el sétimo año y octavo año con notas sobresalientes como un alumno destacado y participaba en las diferentes actividades conmemorativas al 15 de setiembre (en los cuadros de honor y cadetes)

En los años 70 participó activamente en la Juventud de la Asociación China de Puntarenas y además al Movimiento Nacional de Juventudes en aquel entonces dirigido por el señor Pablo Leal.

En 1974 su familia se trasladó a vivir en la Ciudadela del INVU en el Roble, habitaron la casa N°534. Para 1975 cursaba su noveno año tenía 15 años de edad y a pesar de su corta edad era un joven disciplinado, decidido a labrarse un futuro para ayudar en su hogar.

Además, el destacó por brindar centros de estudios a sus compañeros que se encontraban rezagados en alguna materia del colegio esto debido a que Toñito era un estudiante ejemplar.

El artículo continúa debajo del anuncio

Fue un 13 de setiembre de 1975 en donde nuestro querido amigo perdió su vida ayudando a los demás en el accidente de la Angostura.

Hoy cada 13 de setiembre se recuerda la famosa hazaña de joven puntarenense que prefirió perder su vida por ayudar a los demás.

Ojalá en Puntarenas tengamos muchos “Toñitos”, que luchen por esforzarse en labrar un futuro brillante como él lo hizo en su corta edad y que sea un ejemplo de superación, disciplina y solidaridad en esta sociedad puntarenense.

 

 

El artículo continúa debajo del anuncio

El artículo continúa debajo del anuncio WhatsApp Anuncio
Botón volver arriba