Internacionales

Se registra nueva variante de COVID-19

El articulo continua después del anuncio
El artículo continúa debajo del anuncio

Los niveles de COVID-19 están en uno de sus puntos más bajos en Estados Unidos, pero la aparición de nuevas variantes amenaza con alterar esta tendencia mientras el país avanza hacia el verano.

La variante KP.2, una de las variantes denominadas FLiRT, ha desplazado a la JN.1 y se ha convertido en la cepa dominante del coronavirus en EE.UU., según los Centros para el Control y la Prevención de Enfermedades (CDC).

El artículo continúa debajo del anuncio

Hasta el 11 de mayo, KP.2 es responsable de más del 25% de los casos en el país, casi el doble que JN.1. Además, una variante relacionada, KP.1.1, ha sido la causa de aproximadamente el 7% de los casos, según los datos de los CDC.

Las variantes FLiRT son derivaciones de la JN.1, todas parte de la amplia familia ómicron, la cual causó una ola significativa el pasado invierno.

El artículo continúa debajo del anuncio

El acrónimo FLiRT se refiere a las ubicaciones específicas de mutaciones de aminoácidos que el virus ha adquirido, algunas de las cuales permiten evadir la respuesta inmune del cuerpo y otras que incrementan su transmisibilidad.

El Dr. Andy Pekosz, virólogo de la Escuela de Salud Pública Bloomberg de la Universidad Johns Hopkins, explica: “Las variantes de COVID-19 están acumulando mutaciones que hacen una de dos cosas: o bien causan que los anticuerpos que has acumulado por vacunación o infección ya no se unan al virus —lo que llamamos escape de la inmunidad— o bien aumentan la fuerza con la que los virus se unen a las células”.

Este patrón de evolución del virus es familiar, aunque los expertos aún no pueden predecir con exactitud dónde ocurrirán los próximos cambios ni cómo afectarán la propagación del virus.

Las mutaciones de las variantes FLiRT incrementan su transmisibilidad, lo que plantea una posible ola durante el verano. El COVID-19 ha mostrado patrones estacionales anteriormente, pero el nivel exacto de riesgo para este año es incierto.

El Dr. William Schaffner, experto en enfermedades infecciosas de la Universidad Vanderbilt, señala: “Hemos tenido algunas variantes en el pasado que comienzan bastante fuertes y luego no dominan. Estas subvariantes podrían convertirse progresivamente dominantes, o podrían llegar a representar entre el 20% y el 40% de los casos y luego quedarse allí. Solo tenemos que esperar y ver. El virus sigue estando al mando. Nos dirá qué va a hacer. Todas nuestras bolas de cristal son bastante nubladas”.

La vigilancia del COVID-19 ha disminuido significativamente desde el fin de la emergencia de salud pública en EE.UU., lo que aumenta la incertidumbre.

El artículo continúa debajo del anuncio

Sin embargo, los datos disponibles indican que la actividad viral es muy baja y sigue disminuyendo en todas las regiones del país, con tasas de hospitalización extremadamente bajas.

Según Schaffner, las variantes FLiRT “no parecen estar produciendo una enfermedad más grave o algún tipo de enfermedad distintiva desde el punto de vista de los síntomas de presentación clínica”.

Hasta el 1 de mayo, ya no es obligatorio que todos los hospitales informen datos de COVID-19 al gobierno federal.

No obstante, el Centro Médico de la Universidad Vanderbilt de Schaffner sigue siendo parte de una red de vigilancia dirigida por los CDC que monitorea tendencias basadas en una muestra de hospitales que cubren aproximadamente el 10% de la población estadounidense.

El artículo continúa debajo del anuncio

Las tasas de hospitalización han disminuido de casi 8 nuevas admisiones por cada 100,000 personas a principios de año a aproximadamente 1 nueva admisión por cada 100,000 personas a fines de abril.

Aunque las variantes FLiRT presentan algún riesgo este verano, los expertos están más preocupados por lo que podría suceder en otoño. Pekosz predice: “Si tuviera que predecir, diría que esto podría resultar en algunos casos extras, un pequeño aumento este verano. Pero realmente se trata de qué variante esté presente cuando lleguemos al otoño. Probablemente en otoño deberíamos esperar ver un aumento de casos de COVID. Y si tenemos una variante que tenga muchas de estas mutaciones que evitan la inmunidad, entonces el potencial en otoño de tener un aumento más grande es mayor”.

El riesgo es mayor en otoño e invierno debido a las mejores condiciones para la transmisión del virus, como el clima más frío y el mayor tiempo en interiores, según Pekosz.

El artículo continúa debajo del anuncio

Un estudio publicado en la revista médica JAMA subraya la carga continua del COVID-19 en EE.UU. Este invierno, a pesar de tasas de hospitalización más bajas, el COVID-19 seguía siendo más mortal que la gripe, con una tasa de mortalidad del 5.7% en pacientes hospitalizados, comparado con el 4.2% para la influenza, indicando un 35% mayor riesgo de muerte.

Las personas que recibieron la última vacuna contra el COVID-19 el otoño pasado aún pueden tener cierta protección contra las variantes más recientes, y los beneficios podrían extenderse a las variantes FLiRT.

Aquellos que tuvieron una infección reciente también pueden tener cierta protección, aunque la inmunidad disminuye con el tiempo.

El artículo continúa debajo del anuncio

En este momento, estamos realmente en un lugar muy bueno, el mejor lugar en el que hemos estado en mucho, mucho tiempo“, concluye Schaffner, aunque advierte que la situación puede cambiar en cuestión de semanas.

El artículo continúa debajo del anuncio
Botón volver arriba