Internacionales

¡ALERTA! JAPÓN CONTAMINARÁ CON AGUA RADIACTIVA EL OCÉANO PACÍFICO

El articulo continua después del anuncio
El artículo continúa debajo del anuncio

 

Por: Tetsuya Kuroyabu; Corresponsal de AL Press en Japón.

La salud del planeta y la protección de la vida, es imperativo para AL Press. Se impone alertar a la humanidad sobre el catastrófico daño que ocasionarían las actuales autoridades japonesas.

El artículo continúa debajo del anuncio

Paradójicamente, el gobierno nipón, que tanto colabora con el desarrollo sostenible de muchos países a través de la Agencia de Cooperación Internacional del Japón y que fue la nación asiática que propició el Protocolo de Kioto esencial en la lucha contra el cambio climático, ahora está decidido a contaminar con radiactividad al océano más grande de la Tierra.

El Gobierno de Japón anunció, este 13 de enero, que verterán al océano Pacifico el agua utilizada para enfriar los reactores de la planta atómica de la central nuclear de Fukushima Diichi de la Compañía Eléctrica de Tokio.  La decisión se tomó en abril del 2021, pero ya lo harán en esta primavera o verano; es decir que contaminarán entre el próximo marzo y agosto del presente 2023.

Aunque el gobierno japonés ha dicho que el agua tratada “casi no tendrá impacto en el medio ambiente o la salud humana”, la preocupación es latente. El tritio y otras sustancias radiactivas permanecen en esa agua.

En un corto plazo se afectarán los países más cercanos de la cuenca pacífica (el mismo Japón, las dos Coreas, China, Hong Kong, Macao, Taiwán, Nueva Zelanda) y a partir del mediano plazo la contaminación radioactiva impactaría en las aguas territoriales del casi medio centenar de países con costas en el océano Pacífico.

Vale destacar que la mayoría de los ciudadanos japoneses no están de acuerdo con lo decidido por las autoridades niponas: según una encuesta de opinión, realizada en julio del 2022 –por Ibaraki Shimbun, el periódico local de la prefectura de Ibaraki junto a la de Fukushima- el 43.3% está en contra, mientras que el 35,5% de los encuestados estaban “a favor” del vertido al mar, y un 20,2% no respondió.

El 11 de marzo de 2011, un gran terremoto de 9 grados en la escala de Richter sacudió a la región japonesa de Tohoku; y entonces un inmenso tsunami dañó los seis reactores de la central nuclear de Fukushima Daiichi. Cuatro de estos reactores sufrieron explosiones de hidrógeno o fusiones nucleares, necesitándose de grandes cantidades de agua para enfriar los reactores.

El agua utilizada para la refrigeración se ha almacenado en el sitio, desde el accidente nuclear en 2011. El número de tanques había alcanzado unos 1.000 y se acercaba al límite del espacio disponible. Por eso, el Gobierno decidió verter al océano Pacifico esa agua contaminada.

El artículo continúa debajo del anuncio

Japón sufrió dos tragedias nucleares, Hiroshima en 1945 y Fukushima en 2011. Ambas continúan hoy en día.

El artículo continúa debajo del anuncio
Botón volver arriba