Nacionales

Instituto Clodomiro Picado, un baluarte en la elaboración de los sueros antiofídicos

El articulo continua después del anuncio
El artículo continúa debajo del anuncio

 

  • El Instituto Clodomiro Picado es el único instituto o ente público o privado que produce los sueros antiofídicos, tanto para uso humano como para uso veterinario a nivel nacional y de Centroamérica.

El Instituto Clodomiro Picado es adscrito a la Facultad de Microbiología de la Universidad de Costa Rica y un 13 de abril de 1970 inicio operaciones y es el encargado de realizar los sueros antiofídicos para tratar diversidad de mordeduras de serpientes comunes en el país y fuera de nuestras fronteras.

El artículo continúa debajo del anuncio

La importancia del ICP para el país y en general para la región centroamericana es que somos el único instituto o ente público o privado que produce los sueros antiofídicos, tanto para uso humano como para uso veterinario.

Además, de que producimos un suero específico para algunos países del África sub sahariana y estamos incorporando otros venenos para ampliar el espectro de cobertura para otros países africanos. En el ICP trabajan 83 personas que tratan de realizar una excelente labor en pro de la salud de los costarricenses y otros países.

El artículo continúa debajo del anuncio

Eduardo Segura, encargado de la Sección de Producción del ICP nos explica el proceso de la elaboración de los sueros antiofídicos.

El antiveneno ofídico (o suero antiofídico) se obtiene del plasma de caballos hiperinmunes inyectados con venenos de serpientes. Producto de este estímulo se da una respuesta inmunológica en la que se producen anticuerpos, principalmente de la clase IgG. Estos anticuerpos se encuentran en sangre por lo que se realiza una sangría con gran cuidado de la técnica aséptica para evitar una mayor contaminación en el trabajo realizado. Los glóbulos rojos son separados del plasma por métodos físicos para ser devueltos a los caballos. Los anticuerpos en solución son purificados del plasma equino utilizando técnicas de precipitación con sustancias químicas, de esta manera se precipitan las proteínas plasmáticas que no son inmunoglobulinas.

Posteriormente, mediante proceso de filtración y diafiltración se purifican y concentran los anticuerpos. Luego el suero crudo es formulado de manera tal que cumpla con las especificaciones requeridas.

Por último, el suero es esterilizado por filtración (filtro 0.22 μm) y se lleva a cabo un análisis de control de calidad biológico, microbiológico, físico y químico. Si los resultados de estos análisis son conformes, el suero es dispensado mediante llenado aséptico en frascos de borosilicato tipo I con capacidad para 10 ml de producto. Estos frascos son sellados con cierres elastoméricos y asegurados con retapas de aluminio.

El producto envasado es sometido a un análisis de control de calidad biológico, microbiológico, físico y químico.  Si todos los análisis dan resultados conformes con las normas establecidas, el producto se aprueba para su distribución.

En el siguiente recuadro se observa todo el proceso de elaboración del suero antiofídico.

El artículo continúa debajo del anuncio

 

 

Segura nos explica que en Costa Rica tenemos 2 familias de serpientes venenosas: la familia Elapidae (corales venenosas y serpiente de mar venenosa) y la familia Viperidae o tobobas venenosas (terciopelo, cascabel, cascabel muda, mano de piedra, lora venenosa, oropel, tamagá, entre otras). Ambos venenos son totalmente diferentes. El veneno producido por las corales produce efecto neurológico afectando principalmente el sistema nervioso periférico. Sus principales signos son: ptosis parpebral (parálisis de los músculos de los parpados), dificultad para tragar y hablar, parálisis de los músculos faciales, parálisis de los músculos de la respiración lo que provocaría un paro respiratorio. Hay poco dolor local y prácticamente no hay inflamación. Por otro lado, el veneno de las tobobas venenosas produce efectos locales como inflamación, dolor intenso, sangrado, necrosis casi de inmediato; luego vienen los efectos sistémicos cuando el veneno llega a circulación provocando sangrado en órganos importantes como hígado, cerebro; además de causar severos daños renales. Si los pacientes no se tratan a tiempo causaría la muerte.
Ahora tomando en cuenta lo anterior, los médicos pueden (sin saber qué serpiente mordió al paciente) cuál suero deben administrar: suero anticoral (serpientes de coral) o suero polivalente (para las tobobas venenosas). Sería lo mismo para un animal mordido por alguna serpiente venenosa.

El artículo continúa debajo del anuncio

En Costa Rica la C.C.S.S. a nivel hospitalario es la que se encarga de comprar y distribuir los sueros antiofídicos a los diferentes hospitales, clínicas y Ebais alrededor del país. A nivel de medicina privada se les vende directamente a los hospitales que lo requieran. En cuanto al suero para uso veterinario se cuenta con algunos proveedores que lo distribuyen a nivel nacional.

“Al ser una institución pública perteneciente en este caso a la Universidad de Costa Rica tenemos algunos problemas de presupuesto, infraestructura, etc. En nuestro caso al estar bajo la UCR, donde los pilares principales son la docencia, acción social e investigación, la parte productiva está fuera de esos pilares; por lo que tenemos que reinvertir las ganancias por la venta de los sueros en contratación de personal, infraestructura, equipamiento, etc. Además, hay que tomar en cuenta que somos una institución con responsabilidad social sabiendo que la mayoría de los pacientes y países a los que le vendemos el suero (nuestro país, Centro y Sur América, en África) son de escasos recursos, vendemos el suero relativamente barato con respecto a entidades privadas”. Segura habló con Puntarenas Se Oye acerca de los principales retos que tiene ICP.

Además, tienen una visión de seguir creciendo y diversificando, así como de mejorar los productos y procesos existentes. Así como mejorar la infraestructura y poder adquirir equipos de primer nivel.

El artículo continúa debajo del anuncio

En la actualidad se encuentran realizando una serie de investigaciones a nivel toxinológico (diferentes toxinas que poseen los venenos), se está trabajando en un suero anti-escorpión, se están mejorando los esquemas de inmunización, se está mejorando la calidad del pasto que comen los caballos, así como su dieta para de esta forma mejorar la salud animal; liofilización de leche materna y producción de derivados de plasma humano.

 

El artículo continúa debajo del anuncio

El artículo continúa debajo del anuncio
Botón volver arriba