Connect with us

Opinión

Yo soy tica, pero también soy nica

Publicado hace

en



¿Yo soy tica? Sí, tengo cédula 6, nací en el precioso Puerto. Pero también soy la orgullosa hija de padres nicaragüenses que vinieron al país hace más de 30 años. A mi papá le tocó luchar en la guerra, sí, en lo feo, en las montañas donde se respiraba sangre y cada segundo podía significar su vida.



PUBLICIDAD

Booking.com



Pudo matar, también pudo haber muerto, como muchos lo hicieron en aquel oscuro tiempo. Después de cumplir el servicio militar decidió que era tiempo de buscar un mejor lugar dónde establecer a su familia, fue así como se vino a este país, con temor a lo desconocido pero con esperanza de un mejor futuro. Primero se vino él solo de forma ilegal (porque en aquel entonces los hombres y niños varones no tenían permitido salir del país) y después se vino mami y mi hermano mayor, que para aquel tiempo tenía apenas 2 años. La de ellos es una historia que vale la pena contar (eso está como para un libro).

Aquí en el país nacimos mi otro hermano y yo. ¿Somos ticos? Sí, pero también somos nicas. Tal vez no lo dice nuestra nacionalidad, pero somos nicas de sangre, somos nicas de crianza, somos nicas en diciembre cuando comemos nacatamales, también lo somos cuando no comemos tanta salsa lizano. Son nicas los valores que nuestros padres nos inculcaron, por eso soy nica cuando me esfuerzo, cuando respeto, cuando soy honrada, cuando respaldo mi integridad con mis actos y mis palabras, soy nica cuando me pongo “arrecha” para luchar por mis sueños y soy nica cuando dispongo mi corazón para servir a la sociedad de mi país que me ha dado tanto.

Soy tica sí, pero también soy nica. Y con orgullo les acepto eso, porque para mí, esa dualidad me late en el pecho y representa el sacrificio que mis papás hicieron por nosotros. Mi papá dejó abandonada una carrera en la docencia y se vino al país a ser pescador porque consideró que eso iba a ser lo mejor para su familia (créanme que no fue porque pensó que la pesca sería más divertida). Y creo que su decisión fue la mejor, aunque no sepa que hubiera pasado si se quedaban allá, aquí a través de mucho esfuerzo han logrado todo. ¿Saben algo? Esos padres aún sin trabajos “con título” lograron que sus hijos estudiaran en una de las mejores universidades del país (gracias al esfuerzo y por supuesto, a nuestro sistema educativo). Lograron que nosotros pudiéramos tener, lo que ellos no pudieron.

Mi papá siempre nos dijo “Estudien, estudien porque es lo único que podré dejarles de herencia”. Y pues, aquí nos tienen, una nutricionista y un médico, licenciados, al menos para empezar.



Mis papás nunca han robado, asesinado, violado o según la preocupación de algunos, tampoco han pedido bonos al IMAS. Ni siquiera deudas les gusta tener. Yo sé y de corazón sé, que mis amigos y conocidos de esta red social, no forman parte de esa sección podrida de la sociedad “tica” que con tanto repudio está atacando a la población nicaragüense. Sin embargo, les escribo para invitarlos a dialogar, a no hacerse ajenos a la situación. Ante algún acto o comentario de xenofobia; no haga como si no es con usted, hable de aquel nicaragüense que le extendió la mano cuando lo necesitaba, de aquel que fue maestro de su hijo, de aquel que le construyó la casa, intervengan por todos aquellos que vienen a aportarle al país y no a quitarle.

Porque yo sé que hay más nicas como mis papás en el país: personas humildes, esforzadas y trabajadoras; que personas nicaragüenses que nos han dañado.

Antes de atacar a alguien, primero tenga presente que no conocemos la situación que le trajo al país. Es alguien como usted o como yo, que tal vez solo busca lo que es mejor para su familia. Y dele gracias a Dios, que nuestro país es como es, a pesar de no ser perfecto. Dele gracias a Dios porque no es usted el que se ve forzado a emigrar. No puedo concebir lo terrible que debe ser eso, lo incierto; me da pavor solo imaginar tener que dejar a mis familiares, mis amigos, mi casa que tanto costó tener, mi trabajo. No puedo ni siquiera ponerme en sus zapatos.

Y antes de extenderme más, sólo recuerde… usted vale tanto como la persona que tiene a su lado, por eso mejor dedíquele una sonrisa y no le pregunte de qué país viene.

Palabras de Daily Cerdas una Porteña. 


¿Quieres que te lleguen las últimas noticias de puntarenasseoye.com a tu WhatsApp? No lo pienses dos veces y únete a nuestro grupo ÚNETE AQUÍ  y prometemos que te mantendremos informado.

Somos un medio de comunicación de la ciudad de Puntarenas. Gracias a ustedes somos el sitio #1 de la ciudad. Síguenos en nuestros redes sociales.

Booking.com

Lo más leído

PUBLICIDAD

Lo más leído

Play All Replay Playlist Replay Track Shuffle Playlist Hide picture