¿Qué elección tenemos como mujeres?

¿Aún vivimos con miedo?

Hace unos días se hizo una publicación en el periódico Semanario Universidad en el cual se habló de la historia de una mujer de tan solo 27 años de edad, esta mujer de nombre Fernanda no puede quedar embarazada por su condición de sangre incompatible Rh negativo, el de su hijo era positivo con el cual no podía continuar su gestación ya que ponía en riesgo su vida, es decir su cuerpo no soportaría los meses de embarazo.

Ella tomó 39 pastillas abortivas por miedo a ir a un servicio de salud (Hospital) ya que en nuestro país abortar es un delito según el artículo del Código Penal 121 “este dice que al menos que la vida de la madre este en riesgo esto no es permitido”.





En este caso si debería de ser válido ya que la vida de esta mujer está en peligro no puede resistir sus meses de gestación pero también hay que recalcar que en nuestro país el aborto provocado es un delito y el Código Penal indica que de ser así sería una represión de 1 a 3 años en la cárcel la mujer que provoque su propio aborto.

Este es uno de los miles de casos que afrontamos las mujeres, siguen decidiendo que hacer o que no hacer con nuestros cuerpos, no tenemos potestad sobre ellos, y no son solo los médicos, también muchos hombres o familiares que nos dicen como debemos vestir debido a que todo es un riesgo para nosotras las mujeres.





Cada día como mujeres sufrimos acoso en las calles, llamadas de atención por parte de nuestras familia por nuestra vestimenta, miedo al salir a las calles por violaciones, secuestros, acosos, insultos, etc…

Vivimos en una sociedad en donde las mujeres estamos levantando la voz por aquellas que no tuvieron la oportunidad de hacerlo o aquellas que tienen miedo hablar.

Mujeres de todas las edades nos manifestamos en las calles o redes sociales porque estamos cansadas de sentir miedo, de ser excluidas o minimizadas en nuestras carreras.



 

¿En las universidades nos hacen elegir entre nuestra carrera o tener una familia?

Sino están enterados, este 29 de mayo una joven estudiante de ingeniería del Instituto Tecnológico de Costa Rica (TEC), relató su historia para el periódico La Nación que su profesor les comentó a sus alumnas que deberían de escoger si querían seguir adelante con su carrera o pensar tener una familia a futuro.

Este es uno de los muchos casos que sufren las mujeres en sus diversos tipos de carreras aunque hayan hombres en ellas nos hacen suponer que la responsabilidad de tener una familia, ser mujer de casa es solo de la mujer ya que el hombre es el que tiene que estudiar y trabajar.

Pasemos de página y logremos aceptar que todos tenemos los mismo derechos tanto hombres como mujeres somos muy capaces a realizar distintas labores y esto se resume a igualdad ya basta de hacer menos a la mujeres, lucir lindas o hablar distinto, ser diferente no nos hace débiles ni menos.

Todos merecemos la oportunidad de demostrar el potencial que tenemos pero más que nada es un mismo planeta, un mismo mundo y un país en el cual como mujeres nos queremos sentir a salvo y protegidas de todo mal que nos puedan hacer o decir.

Esto tiene que parar, pero sino sucede ya no tenemos miedo porque seguiremos alzando nuestras voces por todas las que no pudieron y todas las que estamos.

Advertisements