Connect with us

Opinión

Lo que hay detrás de la mesa de diálogo

Publicado hace

en



Este artículo representa el criterio de quien lo publica. Puntarenasseoye.com es un medio abierto a la opinión de sus lectores. Cualquier persona interesada en publicar un artículo de opinión en este medio puede hacerlo, enviando el texto con nombre completo al correo electrónico [email protected]



PUBLICIDAD






Primeramente, quiero aclarar que no intento (ni pretendo) hacer que este artículo parezca “neutral”, pues a como bien lo dicen en Delfino.cr (parafraseando): “brindar una versión objetiva de la realidad es imposible”. Tal y como lo he escrito anteriormente, me posiciono en contra del actual Plan (o Combo) Fiscal. Entonces ¿qué pretendo con este escrito? Exponer, y defender una idea, acerca de lo que hay detrás de la “mesa de diálogo” establecida para dar un solución pronta y definitiva a todo el conflicto surgido por el proyecto 20 580 y su intento de aprobación. No es de mi interés defender a algún sector, ocultar información, ideas o posiciones con el fin de dar o recibir algún beneficio (pues no lo recibo de ninguna manera, ni lo pretendo).

Las mesas de diálogo, reuniones o negociaciones (con dicho fin) históricamente se han prestado para imponer una idea o posición, sobre otra (s). Fuera de todos los circos y escenarios mediáticos que se han visto, estos se dan cuando algún sector tiene la posibilidad de sobreponer sus intereses (y conseguir una “victoria”) o cuando se tienen casi nulas posibilidades de vencer y se busca una salida menos costosa y difícil. Por lo tanto, siempre hay posiciones que se plantean como vencedoras sobre las otras.

¿Cuál es la peculiaridad sobre la mesa de diálogo entre el Gobierno y la Unión Sindical? Públicamente ninguno de los sectores parece ser el vencido, “da el brazo a torcer”, ni cede ante el otro. Hemos presenciado una situación en la cual fácilmente se preveían únicamente tres salidas: 1. Una traición de la dirigencia sindical al movimiento de huelga. 2. Un Gobierno cediendo a la Unión Sindical. 3. Una ruptura del diálogo. ¿por qué este escenario? Ambos sectores se acercan a la mesa de diálogo con propuestas que siguen estricta y radicalmente la línea de cada uno. Propuestas que no serán aceptadas a menos que alguno de los dos sectores se vea forzado a hacerlo, por algún interés de por medio.

Para confirmar lo anteriormente escrito: el día de ayer Casa Presidencial informa que la Unión Sindical rechazó las propuestas realizadas (publicación aquí), y ANEP en conferencia de prensa informa que el Gobierno rechaza las tres propuestas principales del sector sindical (publicación aquí). Las propuestas del Sector Sindical siguen la línea en contra del Plan Fiscal (lo cual es evidente), y las del Gobierno siguen el objetivo de levantar la huelga y dar trámite a dicho proyecto.



La estrategia de la Unión Sindical

No es ningún secreto que muchos sectores los cuales se verán afectados por el proyecto 20 580 no se encuentran representados directamente en la mesa de diálogo. De esta misma manera la dirigencia sindical ha dejado de lado, y de alguna forma ha dado la espalda a la realidad de sectores costeros y de la periferia del país. El primer paso en falso sin duda fue el aceptar un “proceso de diálogo” un día después de que en diferentes lugares se dio represión injustificada (y con brutalidad, como el caso de Barranca, en Puntarenas. Información aquí) por parte de la Fuerza Pública. Y es indispensable reconocer que muchos sectores populares de la población se han visto ausentes en este movimiento.

De cierta forma el movimiento sindical ha reforzado en la práctica la tesis que sostiene que esta huelga es sindical y no general. Pero la mesa de diálogo representa una herramienta sumamente útil para justificar la continuidad de la huelga, las tomas de medidas más duras, directas y drásticas. El mostrar un Gobierno totalmente cerrado al diálogo, manipulador, injusto y realmente mentiroso solo da la razón a ciertas posiciones de la Unión Sindical. Lo cual también sin duda reafirma a muchos sectores de nuestra sociedad que este gobierno no está dispuesto a escuchar, ni operar desde la “unidad” que tanto se predica.

La estrategia del Gobierno

Desde el inicio de la huelga el Gobierno dejó muy en claro su negativa al diálogo y al consenso. Basta con recordar las acciones de total matonismo dadas el domingo 9 de setiembre, recurriendo a la toma de planteles de RECOPE, muelles y aeropuertos (noticia); al traslado de personal de Colombia y Panamá hacia el país y recurriendo a declaraciones alarmistas y manipuladoras. No se puede dejar de lado las diversas amenazas lanzadas por el mismo Presidente Carlos Alvarado, hacia sindicatos, y grupos que participaban en manifestaciones. Expresiones que solo dejaban claro un interés nulo por el diálogo.

La mesa de diálogo representa solo una excusa para endurecer las medidas tomadas, justificándose en la “negativa de los sindicatos por aceptar las propuestas realizadas” (aunque estas solo sean un intento de imposición). También esto es utilizado como una medida para apaciguar la huelga en diferentes zonas, desmovilizar y medir el potencial del movimiento. Todo con el fin de planificar acciones a corto o largo plazo.

¿hacia donde vamos?

El futuro del país es en parte incierto. Las declaraciones de ambos sectores eran fácilmente predecibles. Si hay algo claro es que el Gobierno no pretende (ni está dispuesto a) frenar su arremetida con el fin de seguir la línea económica marcada por el sector del PUSC dentro del “Gobierno del Bicentenario”, y esto queda en evidencia tras el anuncio de la emisión de” títulos de tesorería” (noticia), las declaraciones de ilegalidad de la huelga, y las declaraciones insultantes por parte de diferentes Ministerios (como el de Seguridad, Trabajo y Hacienda).

Tenemos un Gobierno incapaz de dialogar, anunciado con bombos y platillos como el “Gobierno de Unidad”. Tenemos un Gobierno que entiende que el diálogo no es más que un método para poner una posición por encima de otra. Lo que encontramos detrás de la “mesa de diálogo” es un juego de poder, interminable, el cual solo culminará con la imposición o el doblegar de alguno de los dos sectores; o en el peor de los casos, una crisis social y económica, a la vuelta de la esquina. En pocas palabras y siendo directo: muchas responsabilidades, para un Gobierno irresponsable.


Este artículo representa el criterio de quien lo publica. Puntarenasseoye.com es un medio abierto a la opinión de sus lectores. Cualquier persona interesada en publicar un artículo de opinión en este medio puede hacerlo, enviando el texto con nombre completo al correo electrónico [email protected]


¿Quieres que te lleguen las últimas noticias de puntarenasseoye.com a tu WhatsApp? No lo pienses dos veces y únete a nuestro grupo ÚNETE AQUÍ  y prometemos que te mantendremos informado.

Joven Esparzano. Estudiante de derecho en la UCR-SO. Activista cultural y social, miembro de organizaciones juveniles, y representante ante el CCPJ de Esparza.

Booking.com

Lo más leído

PUBLICIDAD

Lo más leído

Play All Replay Playlist Replay Track Shuffle Playlist Hide picture