Franggi Nicolás: Estimado Ministro de Educación Edgar Mora

7 mil estudiantes volvieron a los centros educativos y sobre ellos deseo referirme. Y créame que lo hago con muchísima preocupación, tristeza y hasta rabia, pues de quienes nos hemos vanagloriado de ser nuestro ejército: los estudiantes, hoy se enfrentan a una realidad: el abandono.

Nos hemos enterado que 529 centros escolares de todo el país tienen orden sanitaria por mal estado de infraestructura y peligro sanitario, eso implica que hoy cientos de estudiantes regresaron a sus aulas en condiciones deplorables.





Vaya coincidencia que las tres provincias costeras y más pobres del país (Puntarenas, Guanacaste y Limón) suman casi el 60% de esas escuelas con orden sanitaria. ¿Cómo le explicamos a estas 529 escuelas y colegios que usted señor Ministro le otorgó a las Universidades recursos del MEP porque estaban subejecutados?, es decir sin usar; mientras miles de niños y jóvenes hoy reciben sus alimentos en comedores que más parecen bodegas, que un lugar digno para digerir los alimentos.

Miles de padres y madres de familia, profesores y maestras(as), diariamente realizan esfuerzos enormes por sostener a los estudiantes en las aulas, inclusive poniendo recursos propios, bingos o rifas para mejorar la infraestructura y que el más pobre de los alumnos no deje sus estudios. Y lo que uno espera al menos es un poco de corresponsabilidad y respeto por esta gente y a sus esfuerzos.





A usted señor Ministro lo responsabilizo hoy por estas condiciones precarias, nos sigue confirmando con su indolencia, que para usted existen niños y niñas de segunda categoría. Uno comprende que en momentos de crisis lo que corresponde es restringirse, pero jamás los niños y niñas pueden ser las sacrificadas.

Durante los tres meses de huelga parecía estar muy preocupado por que los niños fueran a clases y pudieran contar con los servicios de comedor, su accionar resulta contradictorio hoy, porque no aprovechó ese tiempo para mejorar las condiciones en centros escolares. Hace algunos días le he solicitado las medidas que tomará ante su falta de acción, sin embargo aún no han sido suministradas.

Usted señor Ministro y Epsy Campbell visitaron escuelas pobres recién comenzando su labor el año anterior, estoy segura que muchas de éstas siquiera han recibido ni un solo clavo. Por favor, si esta semana va a visitar alguna escuela o colegio y realiza algún ofrecimiento, por favor esta vez ríndale honor a su palabra.



Yo jamás olvido que, quienes nos enseñaron a leer y a escribir fueron nuestros maestros y no nuestra clase política, un pueblo que no dignifica a sus maestros y estudiantes está predestinado al fracaso. Así que por favor dignifique la educación costarricense, la que usted mismo ha metido a un abismo, ha empeorado y ha dividido.

Atentamente,
Diputada Franggi Nicolás Solano.

Advertisements