fbpx
Entretenimiento

Perrito convence a sus dueños para que adopten un gatito callejero

Todos los días la gatita esperaba a Taco en la entrada del edificio.

Taco es un perrito afortunado que fue adoptado desde que era muy pequeño, tiene una familia que lo ama y lo respeta, si bien es un cachorro con mucha energía, que ha hecho uno que otro daño y que además, le costó aprender a hacer sus necesidades fuera de la casa, es un perrito que sólo recibe amor y respeto de las personas que él más ama en el mundo, su familia.

Delfina es la mamá de este chiquito, ella por pasar más tiempo junto a él y su esposo, decidió trasladar su oficina de trabajo al primer piso del edificio en el que ella y su familia viven.

Por lo que Taco y Delfina comenzaron a pasar más tiempo en el primer piso que en cualquier otro lugar, lo que nunca esperaron es que sus tardes de compañía, juegos, amor y diversión, se verían interrumpidas por una gatita que parecía ser, no tenía ni un poquito de la vida que Taco tenía.


PUBLICIDAD

UNA ALMITA PELUDA QUE VIVÍA EN LA CALLE HARÍA UN AMIGO QUE LUEGO SE CONVERTIRÍA EN SU HERMANO.

Al pasar los días, Delfina y Taco comenzaron a notar que había una pequeña gatita que era todavía bebé, deambulando en el primer piso del edificio, pudieron notar que esta no tenía hogar, pues siempre estaba fuera, permanecía sucia y tenía constantemente hambre.

La chiquita, curiosa de ver que había una persona que parecía amable y un perrito que tenía pinta de ser juguetón, se acercó a ellos en busca de atención, comida, jueguito y quizás, con un poco de suerte, cariño y caricias, cosas que nunca había experimentado.

Resulta que había estado viviendo sola y un amable vecino la alimentaba. Claramente, se había sentido sola porque fue ella quien se acercó a Taco, curiosa y con ganas de abrazarlo y jugar. – Comento Delfina a The Dodo.

El acercamiento que tuvo la peludita fue bien recibido por Delfina y Taco, pero sobretodo por el perrito, pues este corrió a abrazarla como diciéndole que a partir de ese momento, no tenía porque volver a sentirse sola, pues él estaba ahí para ella.

Desde ese instante el par se volvió inseparable, si bien la gatita no parecía tenerle mucha confianza a Delfina, comenzó a ir día tras día a buscar a su amigo, el cual, alegremente corría hacia ella para jugar, lamerse y hasta acurrucarse el uno con el otro.

Mira a continuación un vídeo de los dos buenos amigos.

Delfina por su parte también se estaba esforzando por ser amiga de la gatita, pues le daba mucho pesar que viviera en la calle, por lo que quería, al menos el tiempo que estuviera en el primer piso, alimentarla y darle mucho cariño.

Esta gatita era tan linda y valiente, y obviamente ansiaba compañía. Nos había encontrado, después de todo, y estaba segura de que tenía que haber una razón para ello. Resultó que el universo nos estaba diciendo algo, mostrándonos el camino. – Añadió Delfina a The Dodo.

Los esfuerzos de Delfina dieron pronto resultado, pues en pocos días después de que la mujer alimento y le dio golosinas a la chiquita, esta comenzó a saltar al regazo de Delfina cada vez que la veía y ronroneaba en cada momento que sentía que ella se estaba esforzando por demostrarle que había cariño entre ambas.

La mujer aunque estaba muy encariñada con la gatita, reconoce que estaba evitando la idea de adoptar más animales, pues su casa era pequeña y su economía no estaba planeada para más hijos peludos, no obstante, reconoce también que una fuerte tormenta que se presento un día, le derribó todas sus excusas, pues después de ver desde su ventana como la gatita se mojaba por no tener una casita y como esta miraba la puerta del edificio como esperanzada en que alguien le abriera, corrió a abrazarla para nunca más soltarla.

Mirando hacia abajo desde la ventana de nuestra cocina, vi esta pequeña bola de pelo empapada sentada debajo de un auto en nuestro callejón, mirando la puerta de nuestro edificio. Mi corazón se rompió. – Explicó Delfina a The Dodo.

Delfina después de secar a la gatita, la liberó en el apartamento para que pudiera explorar el espacio, comer algo y sentir que estaba a salvo, no obstante, esta se asusto al sentir que no estaba en un espacio conocido y que el lugar era cerrado, por lo que no podía escapar en caso de peligro.

Sin embargo, su temor se esfumó en cuanto vio a su amigo, el cual corrió de alegría a saludarla, realmente no podía creer que su mejor amiga estaba en su casa, la gatita, por su parte, también se emocionó de sentir a su lado lo único que le daba seguridad, alegría y protección.

Después de dicho encuentro no había cabida para el miedo o la preocupación, a partir de ese momento la gatita no podía sentirse más feliz de estar por fin en un sitio seguro y calientito.

Comenzó a ronronear y no se detuvo durante 48 horas seguidas, ronroneó mientras exploraba, dormía, comía, jugaba … la primera vez que bebieron juntos de un tazón esa noche, creo que realmente lloré, fueron tan adorables. – Dijo a The Dodo Delfina.

Después de unas horas se reveló lo que era claro, Delfina y su esposo se dieron cuenta que separarlos no iba a ser posible, la gatita se había acercado a ellos por una razón y por un motivo el perrito les mostraba constantemente todo el cariño que sentía por ella, por lo que la familia sin más dudas, adopto oficialmente a la gatita, llamándola Tequila.

Actualmente los dos amigos que ahora son hermanos, están creciendo en compañía del otro, todo el tiempo están juntos, pasan el día abrazándose, jugando, comiendo, durmiendo y hasta pelando, al fin de cuentas son hermanos.

Delfina se siente tan conmovida de lo que Tequila sufrió y de todo el amor que Taco estuvo dispuesto a darle, por que hoy en día ella y su esposo se dedican a recaudar fondos para ayudar a más animales en situación de necesidad, no obstante, su sueño más grande es abrir un rescate de animales, para así poder acoger a todo aquel peludito que lo necesite.

Pero hasta que ese sueño se haga realidad, Delfina no podría sentirse más feliz de ver crecer a su pequeña familia y de sentirse tan amada.

Todos nos complementamos perfectamente, los cuatro hacemos un paquete extraño, muy tonto y desorganizado, pero un equipo muy feliz. – Finalizó a The Dodo Delfina.

Con información de: The Dodo

Etiquetas

Puntarenas Se Oye

Somos un empresa de comunicación de la ciudad de Puntarenas, Costa Rica, síguenos para mantenerte informado.

Deja un comentario

Botón volver arriba
Cerrar